MARTESPOLÍN: el Soto

Por el momento se ha hablado de espolines bastante conocidos como el Carpio o el Francia, pero este MARTESPOLÍN vamos a hablar del Soto. Se trata de un espolín de diferentes características al los anteriores mencionados. 
Primera prueba del dibujo antes de la aceptación del cartonaje. Libro Garín.
Se trata de un dibujo de principios del siglo XIX, que se diseñó para ornamentos religiosos, y como característica principal de estos, se le sitúa por encima del ramo de flores un haz de luz. Las uniones se hacen por medio de hojas de parra, espigas de trigo o racimos de vid. En este caso son solo espigas y hojas de parra.
Como los anteriores, se trata de un diseño simétrico realizado en raso espolinado y sedas de colores. Además observamos que es un diseño muy estático sin apenas movimiento, algo que más adelante veremos que ocurre en otros espolines.
A lo largo de la historia ha habido grandes combinaciones diferentes de colores y voy a intentar hacer una recopilación de los que más me gustan:
En rosa chicle.

Detalle del ramo central.

El famoso soto de Lola Flor, un color precioso y una combinación muy elegante.

El de Rosario Gómez, en fondo negro intenso con colores muy vivos en contraste. Espectacular.
Detalle del centro.

Por supuesto como ya sabéis, todo aquel que tenga un Soto que me mande imágenes a diariodeunapeineta@gmail.com, la colaboración de todo es lo que hace grande un blog! Gracias!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.